Centroamérica, bella durmiente - El Archivo CCLXXV - TicoVisión
Escrito en 01/09/13 a 19:12:53 GMT-06:00 Por Administrador
Alejandro gallard P
El Parlamento Centroamericano, integrado por ciudadanos que conocen las virtudes que una Unión traería a la región, serían los llamados a comenzar a redactar...

Centroamérica, bella durmiente - El Archivo CCLXXV - TicoVisión


01 de septiembre de 2013 | TicoVisión | Redacción TV | Opinión | San José, Costa Rica | Tribuna para el Libre Pensamiento




Centroamérica, bella durmiente



Por Alejandro Gallard-Prío

1 de septiembre de 2013.-  La conclusión a que he llegado con los comentarios, es que no estamos claros sobre el número y nombres de los países que componen esta bella y acogedora región, un istmo que une, como un puente, Norte con Sur América, y sí, son 7, a saber: BELICE, GUATEMALA, EL SALVADOR, HONDURAS, NICARAGUA, COSTA RICA Y PANAMA. Estados independientes que pertenecen a los Organismos Regionales CENTROAMERICANOS y JUNTOS, se promueven con la marca CENTROAMERICA.

En El Archivo anterior, mencionamos el Acuerdo de Centroamérica con la Unión Europea y, entre los productos que entran en el Acuerdo, está el Azúcar. Hay una cuota anual que se divide entre los firmantes, con la salvedad de que si un Estado no puede cubrir su

cuota, puede cederla a quien la pueda suministrar, pero por falta de “espirito d’corps” uno de los estados se niega a ceder lo que no puede producir, lo cual nos dice que la unión, aun con este Acuerdo, no está todavía firme.

Más aun, Costa Rica sigue renuente a ingresar al Parlamento Centroamericano, que con este Acuerdo debería reforzarse, ya que el Parlamento de la Unión Europea, tiene marcada injerencia en las decisiones que esa Unión acuerda.

En estas negociaciones económicas, queramos admitirlo o no, la seguridad institucional de los países firmantes juega un papel muy importante, lo que implica que se deben buscar arreglos políticos, ya que todos saben que sin la unión económica, no hay Acuerdo y, sin Acuerdo, todos pierden un mercado que significa diversificación y  por supuesto mejores precios, lo cual mejoraría nuestras economías y nos motivaría a tomar en serio, la tan necesaria unión.

Los Estados Unidos de América, es un ejemplo cercano de cómo Estados independientes, se han cobijado bajo una Carta Magna, para no solo convertirse en una potencia mundial, sino para ayudarse mutuamente sin abandonar su identidad. Tienen la ventaja, al igual que nosotros,  que hablan un mismo idioma, con la excepción, en el caso nuestro, de que Belice, el inglés es su idioma oficial y el español, con acento caribeño le acompaña.


Todos los Estados de la Unión Americana tienen sus gobiernos, leyes y reglamentos, supeditadas solamente a la Carta Magna o Constitución Federal, lo cual les da fuerza unitaria. El sistema que lograron plasmar Jefferson, Washington, Franklin, Adams, allá por 1787, nos dice que aunque difícil, todo se  logra con tenacidad. Lucharon por años en contra de los egos de los diferentes políticos y clanes de los 13 Estados Originales, felizmente aquí solo somos 7. Cuando comenzaron con su Confederación, su moneda no valía el costo del papel en que estaba impresa, su ejército sumaba un aproximado de 700 soldados enfermos y hambrientos.   Centroamérica ya tiene Banco de Desarrollo regional, Corte de Justicia, Parlamento y unas bien avitualladas fuerzas armadas, así como activos organismos como SIECA, SITCA, etc., pero nos hace falta, la Carta Magna.

El Parlamento Centroamericano, integrado por ciudadanos que conocen las virtudes que una Unión  traería a la región, serían los llamados a comenzar a redactar el proyecto de Carta Magna que nos asegure, derechos y obligaciones dentro de un marco de contrato social con filosofía democrática, que una a nuestros pueblos y gobiernos, dentro de una justicia libre de contaminación política partidista, tomando de ese Documento histórico de 1787, su valioso mensaje de que “Nosotros, el Pueblo, con el fin de formar la unión permanente,  justicia común, tranquilidad  y defensa de nuestros valores, así como el bienestar social ciudadano y las bendiciones de los principios de libertad, proclamamos esta Constitución para establecer y fortalecer la Unión de los Estados de Centroamérica”.

Sabemos que existen diferentes niveles de vida en los 7 Estados, lo cual exalta la necesidad de agilizar esfuerzos en alcanzar la UNIDAD, pues solo unidos, podemos financiar un Plan de Educación y Salud a nivel regional, con el cual sí podríamos alcanzar el nivel técnico y profesional que nos permita aprovechar esa Marca CENTROAMERICA, que los profesionales del turismo, promueven a nivel mundial, la cual es una fuente económica inagotable y limpia, que  nos puede llevar a alcanzar nuestra Panacea como región.

Menciono Turismo, ya que ese rubro económico depende de la educación y salud, para profesionalizar y proteger a quienes sirven y preparan alimentos, así como para vigilar la calidad de los productos de su industria gastronómica, por lo que necesitamos que el trabajador del agro y de los ranchos ganaderos, sean campesinos con educación básica, asi como sanos, todo lo cual les ayudará a producir productos de calidad con amor, sea este Café, Carne, Leche, Azúcar, Flores, Verduras o Frutas, que Centroamérica produce y que no solo debemos exportar en sacos, sino también en los paladares de quienes nos visitan. El visitante es nuestro AS promocional, por eso es vital la educación y la salud de todo aquel que entre en contacto con él.

Pero aun logrando todo lo anterior, seguiremos sin conocernos,  seremos extraños de nuestra propia región, por lo que mientras el Parlamento Centroamericano se decida presentar un Proyecto de Carta Magna, tenemos que buscar solución al problema Transporte entre nuestro países, ya que no puede haber turismo centroamericano, con una tarifa aérea de 480 dólares, o más, para un viaje Managua/Guatemala/Managua y lo que es peor, una ruta terrestre, que para viajar de Managua a Guatemala, hay que pernoctar en la ruta, en un viaje, que podría realizarse en 11 horas o menos si tuviésemos una Autopista de Peaje y pases fronterizos agilizados, mientras que en el Autobús -que felizmente son cómodos y ofrecen tarifas atractivas-, toma más de 20 horas, por lo que debemos insistir no solo en la Autopista, sino en la línea férrea que recorra el Istmo, desde el Canal de Panamá hasta las fronteras con México, donde podemos acoplarnos y abrir ese extraordinario mercado turístico mexicano-estadounidense.

Hasta el próximo ARCHIVO CCLXXVI. ¡Salud y Felicidad!

Noticias y Comentarios por: TicoVisión Costa Rica
Los Comentarios son responsabilidad de los que lo publican, por lo tanto no nos haremos responsables de su contenido.