Radiografía electoral costarricense - TicoVisión
Escrito en 25/11/13 a 06:56:29 GMT-06:00 Por Administrador
Vladimir De La Cruz
Costa Rica es un país de larga tradición democrática. Esta tradición descansa, entre otros aspectos, por el ejercicio de libertades y derechos ciudadanos desde el siglo XIX, por el desarrollo de su educación pública...

Radiografía electoral costarricense - TicoVisión


25 de noviembre de 2013 | TicoVisión | Redacción TV | Sociales | San José, Costa Rica | Tribuna para el Libre Pensamiento




Radiografía electoral costarricense



25 de noviembre de 2013.-  Costa Rica es un país de larga tradición democrática. Esta tradición descansa, entre otros aspectos, por el ejercicio de libertades y derechos ciudadanos desde el siglo XIX, por el desarrollo de su educación pública, tanto primaria, secundaria como universitaria, que integró socialmente a la población y a la misma clase gobernante, por la evolución del sistema del sufragio que desde el siglo XIX se fue perfeccionando, por medio del voto directo en 1913, el voto secreto en 1924, por el intento de reconocer el voto de la mujer en 1889, 1917 y 1924 hasta que se establece en 1949, por el voto de los jóvenes de 18 años en 1974, por el establecimiento del Referéndum en el año 2000, provocando la democracia participativa, entre otros aspectos.

Las mujeres ejercieron por primera vez su voto en 1951, y en 1953 fueron electas las primeras diputadas. A nivel presidencial como candidata a Vicepresidente por primera en 1970 se postuló a Luisa González, y desde entonces se impulsó más sus candidaturas en la fórmula vicepresidencial y como candidatas a la Presidencia.

La legislación de la igualdad de la mujer hoy obliga a llevar alternativamente en las fórmulas mujeres y hombres y su nivel de participación y presencia real a nivel de diputados ha aumentado de 3 en 1953 a 24 en el 2010, y ese año se nombró por primera vez una Presidente, Laura Chinchilla Miranda.

Especialmente, desde 1890, ha funcionado un sistema electoral basado en partidos políticos en que, como instrumentos de organización ciudadana, solo por medio de ellos se puede aspirar a cargos públicos de elección popular, en procesos electorales regulares cada cuatro años.

Desde ese año hasta hoy, exceptuando el período 1917-19, por el Golpe de Estado de Federico Tinoco, y los sucesos de la Guerra Civil de 1948-49 de José Figueres y su Junta de Gobierno, este proceso se ha interrumpido.

Así entre 1890 y 1948 hubo 15 gobiernos, 13 de cuatro años cada uno, uno de tres, el de Alfredo González Flores, uno de dos años, el de Tinoco, y uno de plazo menor, de transición de Tinoco a don Julio Acosta. Y desde 1949 hasta hoy han habido 16 gobiernos regulares cada cuatro años.

Desde 1949 hasta 1974 funcionó una restricción legal de participación de los partidos comunistas y de izquierda, que facilitó institucional y culturalmente, el desarrollo de un sistema bipartidista en el gobierno, tanto en el Poder Ejecutivo como el Legislativo. Se toleró su participación en 1970 y desde entonces han tenido algun grado de presencia legislativa, llegando a un máximo de 4 diputados de 57 en 1982, a 3 en 1998, 2 en ocasiones y más regularmente a uno.

A escala de partidos con candidatos presidenciales ha habido procesos electorales con dos partidos y otros con 14. Curiosamente, cuantos más partidos hay aumenta el abstencionismo, como ha sido el caso de las elecciones de 1998, 2002 y 2006, evidenciando que a más cantidad de partidos no hay mayor participación ciudadana. En el 2010 el número de partidos bajó en 4 y el abstencionismo en un 2%. Para las próximas elecciones de febrero del 2014 hay 12 partidos. ¿Aumentará por ello de nuevo el abstencionismo?

El abstencionismo se expresa de dos maneras, los que del todo no van a votar que ha llegado a un 34% en el 2006, que en promedio de elecciones es 24.38%, y los que se presentan a votar y entregan su papeletas en blanco. Los que del todo no se presentan son conformistas con el sistema electoral sus partidos y candidatos y están de acuerdo y validan cualquier resultado que se produzca en urnas.

Los que se presentan a votar en blanco son antipartidos y anticandidatos, ningún candidato ni ningún partido les provoca simpatía y adhesión y los rechazan de esa manera. Este grupo no llega en la última elección a los 7.000 votantes, porcentualmente es ínfimo. Los abstencionistas no tienen ningún peso electoral porque no se les cuenta.

Hasta las elecciones del año 2010 inclusive junto a la escogencia de candidatos al Poder Ejecutivo y al Legislativo, también se elegían los representantes de las consejos municipales y de los consejos distritales, que era elegir entre 9.000 y 12.000 personas más, que en esta elección no van, porque la elección de estos Consejos se trasladó junto con la de Alcaldes al 2016, de manera separada.

Esto significa en la práctica un gran reto para los partidos, especialmente aquellos que no han sido gobierno. Los que han gobernado tienen allí su base de agitación, de movilización y de clientielismo partidario. Los únicos partidos gobernantes del Poder Ejecutivo y mayoritariamente del Legislativo han sido Liberación Nacional desde 1953 con algún otro, y desde 1990 solo con la Unidad Social Cristiana.

Los partidos gobernantes disponen también la ejecución del Presupuesto Nacional que les da ventaja en esas municipalidades y distritos e indirectamente se benefecian aquellos partidos que tienen representantes en esas municipalidades y distritos, pero que generalmente los partidos gobernantes dominan en más de un 70% de su integración.

Sucede igual con las elecciones de Alcaldes del 2002, 2006 y 2010, que están separadas de la nacionales y de diputados, donde el partido que es gobierno domina el 75% de ellas. A nivel de alcaldes la ventaja la han tenido Liberación Nacional y la Unidad Social Cristiana, con aprovechamiento de Acción Ciudadana y el Movimiento Libertario que ha electo Alcaldes, y en menor grado un partido cristiano y algunos regionales a nivel de Cantón. El resto de los partidos casi no es existente.

De los actuales 12 partidos inscritos nacionalmente solo Liberación Nacional, la Unidad Social Cristiana, el Movimiento Libertario y Renovación Costarricense han participado en los últimos cuatro procesos electorales, Acción Ciudadana en tres, Accesibilidad sin Exclusión y el Frente Amplio solo en uno, y los Partidos Restauración Nacional, De los Trabajadores, Nueva Generación, Avance Nacional, Patria Nueva lo hacen por primera vez.

A nivel Provincial de San José, Alajuela, Cartago, Heredia, Guanacaste, Puntarenas y Limón los partidos Liberación Nacional, la Unidad Social Cristiana, el Movimiento Libertario y Renovación Costarricense han participado en los últimos cuatro procesos electorales, Acción Ciudadana en tres, los partidos Frente Amplio y Accesibilidad sin Exclusion lo han hecho en dos procesos, el resto no ha participado y a ellos se suman por primera vez algunos regionales provinciales.

Los partidos pequeños, que han logrado elegir un diputado en el 2010, lo eligieron por residuo y no por cociente electoral, es decir lograron elegir con sobrantes de votos.

Para la elección del 2014 el número nacional y provincial de electores ha aumentado lo que dificulta esta situación por cuanto eleva el número de electores del cociente electoral en cada provincia. En el caso de la Provincia de San José, que es la que más elige representantes de partidos minoritarios, además, pierde un diputado que se lo gana la Provincia de Heredia, y eleva el porcentaje de votación y el cociente para salir electo, lo que dificulta esta tarea para los pequeños partidos.

Tampoco ha habido en este Gobierno una situación como la del Combo del ICE del año 2000, o la lucha contra el TLC en el 2006 y 2007, que produjeron grandes movilizaciones de masas y una gran división de la sociedad, que permitiera que los actuales diputados de partidos pequeños pudieran lucirse en luchas de masas como para catapultar los próximos diputados.

A todo esto se suma que dos partidos pequeños se han visto envueltos en graves problemas internos. Patria Nueva, que postula a José Miguel Corrales, quien fuera candidato de Liberación Nacional en 1998, que se ha enfrentado al fundador del partido Patria Nueva, Alvaro Montero Mejía, pidiendo su destitución de candidato a diputado sin que legalmente pudiera hacerlo, y yendo ambos, en medio de una gran discusión partidaria bajo la misma bandera. Corrales en este partido no tiene ningún caudal politico. Su caudal ha sido el del liberacionista. Cuando abandonó Liberación no se llevó nada y no aporta nada a Patria Nueva más que su figura. Igual sucedió con otros que abandonaron Liberación y que han regresado a este partido para esta campaña electoral.

En el caso del Frente Amplio, igualmente, se encuentra en una encrucijada con la discusión de pedir la renuncia del segundo lugar en la papeleta de diputados de San José a un dirigente sindical que es quien aporta los votos a esa papeleta, y que legalmente no pueden destituir.

Las encuestas por su parte han establecido una gran distancia entre el candidato de Liberación Johnny Araya y los otros. De hecho les duplica en intencionalidad de voto presidencial. Igualmente en la intencionalidad de voto para diputados tiene ventaja Liberación Nacional.

El segundo lugar en las encuestas lo tienen el Movimiento Libertario y el Frente Amplio, luego la Unidad Social Cristiana y Acción Ciudadana y el resto de los partidos. Ya el escenario de discusión pública de candidatos se ha cerrado a cinco de ellos, dando ventaja mediática lo que repercutirá en las próximas encuestas.

Las encuestas tienen un impacto en el financiamiento electoral. No es suficiente estar bien en ellas, porque hay que avalar con fianzas, hipotecas u otras prendas dicho financiamiento. En este sentido tienen ventaja siempre los partidos tradicionalmente gobernantes y más grandes. Por ahora no hay Bonos del Estado que eran una ayuda en este sentido.

Desde el análisis político solo dos candidatos, Johnny Araya de Liberación Nacional y Rodolfo Piza, de la Unidad Social Cristiana, hacen sus planteamientos políticos y electorales sin preocupación de los otros candidatos, mantienen en este sentido una posición de superioridad, de altura, van a los encuentros y debates con objetivos claros y definidos. Rodolfo Piza, recién ingresado a la candidatura presidencial, aún bajo en las encuestas, tiene el mayor potencial de despegue por el conocimiento que tiene de la institucionalidad pública, sus estructuras y problemas y sus necesarias soluciones, por su preparación en este campo.

El candidato del Libertario también aprovecha bien sus espacios para estos propósitos y combina hábilmente con la arenga política. Los otros candidatos van a medirse y verse en esos espejos, especialmente el de Liberación Nacional, con lo cual se colocan en una situación de inferioridad respecto a ellos, de segundas fuerzas, viendo quien se gana ese lugar no con argumentos sino más con arenga y agitación política.

La Campaña Electoral aún no ha calentado en toda su forma y fuerza, y es pronto para vaticinar resultados, pero tal como están las cosas pareciera que el bipartidismo tradicional volverá a ser dominante en el Poder Ejecutivo, con la participación de tres o cuatro partidos más en el Poder Legislativo. Si pareciera claro que la Asamblea Legislativa no va a tener ocho partidos politicos.


Vladimir de la Cruz de Lemos es un político, historiador, profesor universitario y ex embajador de Costa Rica en Venezuela.

Comentarios de este artículo:
 
 indosincracia
Escrito en 04/01/14 a 10:04:26 GMT-06:00 Por paco decresiente
el aparato liberacionista es tan fuerte q será muy difícil para los votantes decifrar cual es el q les conviene mas , de los candidatos;,en este momento ellos se encargan de esto con su bill publicidad.
 jhonny tiene asegurada  el 60% de su elección ,seguira la esclavitud en costa rica
x medio al cambio..liberar  a los oprimidos  no es negocio.....

Noticias y Comentarios por: TicoVisión Costa Rica
Los Comentarios son responsabilidad de los que lo publican, por lo tanto no nos haremos responsables de su contenido.