ENDOMETRIOSIS: Atención Mujeres, prevenir pues no tiene cura  - TicoVisión
Escrito en 28/09/16 a 05:35:35 GMT-06:00 Por Administrador
Salud, Sexo y Belleza
Se requiere sensibilizar a la sociedad acerca del impacto que tiene la endometriosis sobre la salud reproductiva de la mujer, su desarrollo y participación activa en la sociedad. Urge hacer un llamado para...

ENDOMETRIOSIS: Atención Mujeres, prevenir pues no tiene cura - TicoVisión


28 de septiembre de 2016 | TicoVisión | Redacción: TicoVisión | Categoría: Salud | San José, Costa Rica | Tribuna para el Libre Pensamiento




ENDOMETRIOSIS:
Atención Mujeres, prevenir pues no tiene cura



Septiembre de 2016.-  A pesar de ser una enfermedad frecuente, afectando aproximadamente a una de cada diez mujeres en edad reproductiva, son pocas las damas y médicos no especializados que conocen sobre ella. Teniendo esto como premisa, se promueve en Costa Rica una campaña de conciencia sobre la enfermedad femenina conocida como endometriosis.


La endometriosis es una enfermedad crónica en la que tejido semejante al del recubrimiento interno de la matriz (útero) se encuentra en otros lugares del cuerpo. Esta enfermedad consiste básicamente en la aparición y crecimiento de tejido endometrial fuera del útero, sobre todo en la cavidad pélvica como en los ovarios, detrás del útero, en los ligamentos uterinos, en la vejiga o en el intestino, aunque se han reportado casos de endometriosis fuera del abdomen como en pulmones y otras partes del cuerpo, incluso en el cerebro.

No tiene cura y es de origen desconocido, y puede afectar a cualquier mujer en edad fértil, alterando su calidad de vida y sus relaciones de pareja, familiares y sociales.

A pesar de que no hay una cura para la endometriosis, sí existen diferentes tratamientos que incluyen analgésicos para el dolor, tratamiento hormonal y cirugía. Pese a ello, son miles las mujeres que padecen de fuertes dolores y molestias causadas por la endometriosis y que no son tratadas, en muchos casos debido a que sus síntomas se confunden con los padecidos durante los ciclos menstruales.

El Dr. Raúl Sotomayor, médico general, comentó: “Fuertemente se encuentra arraigada la idea de que el período menstrual es siempre doloroso y que es normal sufrir. Social y familiarmente se condiciona a la mujer para que soporte dolores que en muchos casos son hasta inhabilitantes, lo cual les impide seguir adelante con sus vidas en distintos ámbitos como lo son familiar, profesional y social.”

Sotomayor agregó: “Muchas de estas mujeres incluso llegan a perder importantes oportunidades de estudio y trabajo, debido a la falta de diagnóstico y tratamiento temprano y oportuno, pues la endometriosis si bien no es una afección maligna, si es una enfermedad que evoluciona y se agrava. En otras palabras, la endometriosis va empeorando a medida que pasa el tiempo. “

Es así como muchas mujeres, además de no conocer sobre la endometriosis, creen que sus síntomas son una parte “normal” de ser mujer y no hablan sobre sus problemas y dolencias con su médico o su familia.

La sociedad sigue siendo incapaz de tratar temas como dolor, menstruación, infertilidad y sexualidad. El explicar la enfermedad requiere un cierto grado de franqueza, que no toda mujer posee o que su cultura no le permite expresar, lo que se traduce en que algunas mujeres con síntomas no se sienten capaces de acudir a su médico.


La Sociedad Mundial de Endometriosis ha insistido repetidamente sobre la necesidad de crear una mayor conciencia global sobre la enfermedad, privilegiando una mejor descripción de la misma, con la urgencia de identificar y superar las barreras a las que hay que enfrentarse cuando una mujer se presenta con síntomas sugestivos de endometriosis.


Como parte de esta lucha por una mejor comprensión y divulgación sobre esta enfermedad es que se define el 14 de marzo como el Día Mundial de la Endometriosis, cuyo símbolo global es un lazo color amarillo.


La endometriosis, mucho más que un dolor menstrual

La endometriosis produce terribles molestias:
  • Dolor abdominal bajo antes y durante la menstruación.

  • Sangrados menstruales muy abundantes tanto en tiempo como en la cantidad de sangre, incluso fuera del periodo menstrual.

  • Calambres por una o dos semanas antes y durante la menstruación. En algunos casos pueden ser permanentes y pueden ser breves o muy intensos.

  • Trastornos intestinales como diarrea, estreñimiento, dolor con las deposiciones (al defecar), retortijones y/o cólicos. Incluso movimientos intestinales dolorosos durante la menstruación.

  • Dolor durante o después de la relación sexual.

  • Dolor pélvico o lumbago que puede presentarse en cualquier momento.

  • Dolores hacia ambas piernas.

  • Dolor en la parte baja de la espalda.

  • La endometriosis puede provocar incluso infertilidad.

  • Amenorrea (ausencia menstrual) debido a que el sangrado es interno en la cavidad abdominal.

La endometriosis además presenta un componente psicológico muy importante. Esta enfermedad produce dolor crónico, lo que puede llevar a la mujer que la padece a sentirse sola, incomprendida, incapacitada, disminuyendo su calidad de vida.

El daño psicológico puede verse reflejado en un estado de depresión, baja autoestima, disminución del interés y de la capacidad de disfrute de las actividades, insomnio o hipersomnia, ansiedad, irritabilidad y nerviosismo.

Si además existe una afectación que produce infertilidad, todas estas emociones y sentimientos negativos se agravan.

Muchas mujeres con endometriosis incluso presentan síntomas no específicos que pueden alterar significativamente su estado general, tales como sensación de malestar general, dolor abdominal difuso, sensación de pesadez abdominal, falta de vitalidad, fatiga crónica y fluctuaciones del estado de ánimo.

Se estima que el costo promedio de la endometriosis para la sociedad es mayor que el costo de enfermedades como la migraña y la enfermedad de Crohn.

La endometriosis en números

A pesar del hecho de que la endometriosis afecta a un gran número de mujeres, no existen datos epidemiológicos mundiales exactos. Se calcula que una de cada 10 mujeres la padece.

A continuación algunas cifras reveladoras:
  • Para el 2013 se estimaba más de 176 millones de mujeres con endometriosis en todo el mundo, aunque el número puede ser mayor, ya que no todas las mujeres con endometriosis han sido diagnosticadas.

  • Se estima que en los Estados Unidos y Canadá aproximadamente 5.5 millones de mujeres sufren esta enfermedad.

  • Se estima que en los países de la Unión Europea 16 millones de mujeres sufren endometriosis.

  • Siete millones de mexicanas, un millón de argentinas. No se cuentan con estadísticas regionales o específicamente de Costa Rica, pese a ello, se tiene certeza de la existencia de una cantidad importante de mujeres que la padecen, esto al considerar el desarrollo educativo en general sobre salud femenina.

  • Se calcula que entre 30 y 50 por ciento de las mujeres con endometriosis presentan algún grado de infertilidad.

  • Su incidencia actual se estima entre un 8 y un 10 por ciento de las mujeres en edad reproductiva.

Endometriosis, posibles causas

  • La endometriosis puede ser el resultado del “flujo menstrual retrógrado”, en la que algunos de los tejidos que arroja una mujer durante su periodo fluye en su pelvis.

  • Otra teoría involucra los genes. Esta enfermedad podría ser hereditaria, o pueden resultar de errores genéticos, por lo que algunas mujeres tienen más probabilidades que otras en desarrollarla.

  • Hay quienes mencionan entre las posibles causas al estrógeno, una hormona que participa en el ciclo reproductivo femenino, la cual puede promover el crecimiento de la endometriosis.

  • También se habla que el sistema inmune de la mujer no elimina el fluido menstrual en la cavidad pélvica adecuadamente.

  • Otra investigación se centra en determinar si los agentes ambientales, como la exposición a sustancias químicas fabricadas por el hombre causan la endometriosis.

  • Por último existen referencias a la bacteria Chlamydia rachomatis, la cual se trasmite por vía sexual como una posible causante de la endometriosis.

El diagnóstico, la primera fase de un posible tratamiento

El Dr. Sotomayor resalta la importancia vital de que las mujeres visiten a su médico para que les realice un diagnóstico temprano, lo cual empieza con una entrevista detallada. Una descripción precisa por la paciente de sus síntomas y molestias puede permitir al médico sospechar una endometriosis, y proponer el mejor tratamiento a seguir.

El Dr. Sotomayor afirmó: “Al principio de la enfermedad, el dolor aparece durante los periodos menstruales o solamente en situaciones específicas, por ejemplo, después de tener relaciones sexuales, o al orinar o defecar. Casi siempre, en sus primeras etapas la endometriosis presenta dolor más bien leve, luego cada vez será más intenso, llegando en la mayoría de las veces a ser incluso insoportable. Estos inicios de la enfermedad hacen que muchas mujeres sean diagnosticadas ya cuando los focos de la enfermedad son muchos y dispersos en el cuerpo.”

La endometriosis, una enfermedad que no se puede ignorar

Actualmente existe con urgencia la necesidad de fomentar un mejor y mayor conocimiento sobre la endometriosis, sus síntomas y tratamientos posibles entre el público general, los medios de comunicación, así como entre las propias afectadas y su entorno más próximo.

Se requiere sensibilizar a la sociedad acerca del impacto que tiene la endometriosis sobre la salud reproductiva de la mujer, su desarrollo y participación activa en la sociedad.

Urge hacer un llamado para promover el conocimiento de la misma, pues es sólo a través de su entendimiento, sobre todo entre la población femenina, que millones de mujeres alrededor del mundo y miles en Costa Rica podrán de nuevo (en la mayoría de los casos) tener una vida plena de oportunidades, mejorando la calidad de vida de ellas y de sus familias.



Noticias y Comentarios por: TicoVisión Costa Rica
Los Comentarios son responsabilidad de los que lo publican, por lo tanto no nos haremos responsables de su contenido.