Ley de tierras es último clavo en el ataúd de la solución de dos estados - TicoVisión
Escrito en 18/02/17 a 11:53:56 GMT-06:00 Por Administrador
Noticias Medio Oriente
Ley de tierras es último clavo en el ataúd de la solución de dos estados

La ley de tierras es último clavo en el ataúd de la solución de dos estados - TicoVisión


18 de Febrero de 2017 | TicoVisión | Redacción: TicoVisión | Categoría: Medio Oriente | San José, Costa Rica | Tribuna para el Libre Pensamiento




La ley de tierras es último clavo
en el ataúd de la solución de dos estados



Por Jonathan Cook *

En la noche del lunes el Parlamento israelí aprobó la ley de legalización, una pieza de legislación tan sospechosa como su propio título indica. La ley amplía las competencias de los funcionarios israelíes para aprovechar los últimos fragmentos de tierra palestina en Cisjordania que se supone que está fuera de los límites.

Los líderes palestinos advirtieron de que la ley martilló el último clavo en el ataúd de una solución de dos estados. Los ministros del Gobierno alegremente estuvieron de acuerdo. Para ellos esta es la extensión de la ley israelí en Cisjordania y el primer paso hacia su anexión formal.

La ley de legalización -también traducido del hebreo comúnmente como la ley de regulación o validación- fue la respuesta contundente de la derecha al desalojo de la semana pasada de unas pocas docenas de familias de un "puesto de avanzada" en asentamiento llamado Amona. Fue un revés raro y breve para los colonos provocado por un fallo judicial que tomó tres años en hacerse cumplir.

La evacuación de 40 familias se transformó en una costosa pieza de teatro político de 40 millones de dólares. Fue coreografiada como un trauma nacional para garantizar que tal evento no se repita nunca.

Los uniformes usados ​​por la policía en las demoliciones de viviendas palestinas -pistolas, porras, chalecos antibalas negro y viseras- se almacenaron lejos. En cambio los oficiales, vestidos con amistosas camisetas azules y gorras de béisbol, manejaron a los transgresores de la ley judía con guantes de seda, incluso cuando se enfrentaban a una lluvia de piedras, lejía y botellas. Al final decenas de agentes necesitaron tratamiento hospitalario.

A medida que se desarrollaban los enfrentamientos Naftali Bennett, ministro de Educación y líder del partido de los colonos hogar judío, llamó a las familias de Amona "héroes". El primer ministro Benjamin Netanyahu enfatizó: "Todos somos conscientes de la magnitud de su dolor".

A los colonos se les prometió una solución de reemplazo ampliada y serán generosamente compensados. En una reparación más generalizada se han dado a conocer planes de miles de viviendas adicionales para colonos en Cisjordania.

Pero el premio principal para el señor Bennett y la extrema derecha era la propia ley de legalización, que revierte la restricción impuesta en la década de 1970 -y posteriormente violada por la de "puestos de avanzada" como docenas de Amona- diseñadas para evitar un “todo vale” de los colonos.

El derecho internacional es claro: una potencia ocupante puede tomar la tierra sólo para las necesidades militares. Israel cometió un crimen de guerra con la transferencia de más de 600.000 civiles judíos a los territorios ocupados.

Los sucesivos gobiernos ignoraron sus obligaciones legales al pretender que los territorios estaban en disputa y no ocupados. Pero para acabar con el malestar de los tribunales israelíes los funcionarios acordaron prohibir a los colonos la construcción en terrenos de propiedad privada de palestinos.

No era ni mucho menos una restricción. Bajo la ley otomana, los dominios británico y jordano, un montón de tierra palestina nunca había sido registrada formalmente. La propiedad deriva principalmente de su uso. Gran parte del resto de la tierra era común.

Israel capturó estas vastas extensiones que carecían de títulos de propiedad declarándolas "tierras del Estado" para tratarlas eficazmente como parte de Israel y de uso exclusivo para el asentamiento judío. Pero incluso esta apropiación de tierras gigante no era suficiente.

El hambre territorial de los colonos llevó a la construcción de decenas de "puestos de avanzada" en Cisjordania, a menudo en tierra palestina privada. A pesar del hecho de que violaron la ley israelí, los puestos inmediatamente recibieron los servicios del Estado, desde electricidad y agua a medios de transporte y escuelas.

Muy tardíamente los tribunales trazaron una línea en Amona y exigieron que la tierra se devolviera a sus propietarios palestinos. La ley de legalización está por encima de los jueces, lo que permite que tierras privadas robadas a los palestinos sean blanqueadas como propiedad del Estado israelí.

El fiscal general de Israel se ha negado a defender la ley, ¿La Corte Suprema la aceptará? Posiblemente. El objetivo de las escenas "traumáticas" en Amona fue para presentar a la Corte como el malo de este drama por ordenar el desalojo.

No obstante podría haber resquicios a la ley de legalización.

En la práctica nunca ha habido un límite serio para el robo de la tierra palestina. Pero ahora, con la ley, el apoyo del Gobierno de Israel al saqueo estará expuesto. Será imposible culpar a los puestos de avanzada de colonos como "delincuentes" o afirmar que Israel está tratando de salvaguardar los derechos de propiedad palestinos.

Dan Meridor, exministro del Gobierno del partido Likud de Netanyahu, llamó a la ley "mala y peligrosa". Israel, continuó diciendo, puede tener jurisdicción sobre la tierra palestina privada sólo si los palestinos votan por el Parlamento de Israel. En pocas palabras, se trata de la anexión por otros medios. Se cierra la puerta a cualquier tipo de Estado palestino.

Con el tiempo, agregó, traerá consecuencias no deseadas. En lugar de hacer legales los puestos de avanzada, se hará hincapié en la naturaleza criminal de todos los asentamientos, incluidos los de Jerusalén Este y los llamados "bloques de asentamientos", áreas anteriores a que las sucesivas administraciones estadounidenses hubieran insinuado que podrían aceptar la anexión a Israel en un futuro acuerdo de paz.

El otro gran peligro que observó el líder opositor Isaac Herzog, "El tren que sale de aquí tiene sólo una parada en La Haya", dijo, en referencia a la sede de la Corte Penal Internacional.

Si los fiscales de la CPI se toman en serio sus obligaciones, la ley de legalización aumenta significativamente la presión sobre ellos para enjuiciar a los funcionarios israelíes -incluso a Netanyahu- por complicidad en el crimen de guerra de establecer y mantener los asentamientos.



*  Jonathan Cook ha obtenido el Premio Especial de Periodismo. Sus últimos libros son Israel and the Clash of Civilisations: Iraq, Iran and the Plan to Remake the Middle East (Pluto Press) y Disappearing Palestine: Israel’s Experiments in Human Despair (Zed Books). Su página web es: www.jonathan-cook.net .

Fuente: http://www.jonathan-cook.net/2017-02-07/land-law-is-final-nail-in-the-two-state-solution-coffin/

Noticias y Comentarios por: TicoVisión Costa Rica
Los Comentarios son responsabilidad de los que lo publican, por lo tanto no nos haremos responsables de su contenido.